Un lugar donde llueve hierro

Muchas veces les he hablado de exoplanetas acoplados por marea a su estrella madre. Les sucede lo mismo que le ocurre a la Luna con respecto a la Tierra: siempre muestran la misma cara a su estrella. Hoy el protagonista es uno de esos exoplanetas que siempre ofrecen la misma cara a su estrella. Consecuencia de ello, tienen un hemisferio permanentemente diurno y otro permanentemente nocturno. Y además, en el exoplaneta del que les hablaré hoy, en su hemisferio nocturno llueve hierro. Curioso exoplaneta…

El exoplaneta en cuestión se llama WASP-76b y está situado a unos 390 años luz en la constelación de Piscis. Este efecto de lluvia de hierro se produce debido a la diferencia térmica existente entre los hemisferios diurno y nocturno donde las temperaturas se estiman en 2400º C y en 1500º C respectivamente. Las temperaturas de su cara iluminada son capaces de disgregar moléculas y átomos como los de hierro se desplazan hacia el lado oscuro debido a los fuertes vientos que provocan estos cambios térmicos.

lluvia de hierro
Representación artística del exoplaneta WASP-76b || Créditos: ESO/M. Kornmesser (Ampliar).

Detectando hierro con ESPRESSO

Analizando este exoplaneta con el instrumento ESPRESSO (Echelle SPectrograph for Rocky Exoplanets and Stable Spectroscopic Observations) instalado en el VLT (Very Large Telescope) se han detectado por primera vez variaciones químicas en un planeta gigante gaseoso ultracaliente. Observaron fuertes trazas de hierro en la atmósfera del lado diurno del exoplaneta WASP-76b. Esto implica que el vapor de hierro es abundante en esa zona.

«Una fracción de este hierro se inyecta en el lado nocturno debido a la rotación del planeta y los vientos atmosféricos. Allí, el hierro se encuentra con ambientes mucho más fríos, se condensa y cae en forma de lluvia», explica María Rosa Zapatero-Osorio, astrofísica en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) directora del equipo científico de ESPRESSO y coautora del artículo que expone la investigación (Ehrenreich, 2020).

Representación realizada por el novelista gráfico suizo Frederik Peeters que muestra un paisaje de un mundo anclado por marea donde la vida se sitúa en la frontera entre el día y la noche. || Créditos: Frederik Peeters (Ver) (Fuente).

Habitabilidad en mundos anclados por marea

En este caso, el exoplaneta WASP-76b es inhabitable al menos para la vida tal y como la conocemos. Sin embargo, no se descarta la habitabilidad en exoplanetas terrestres anclados por marea. De hecho, una investigación (Carone, Keppens & Decin, L., 2016) asegura que los vientos que se crean entre la cara diurna y nocturna de estos exoplanetas anclados por marea, podrían hacer más habitable un mundo.

Referencias

  • Carone, L.; Keppens, R.; Decin, L. (2016). «Connecting the dots – III. Nightside cooling and surface friction affect climates of tidally locked terrestrial planets». Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, 461, Iss. 2, Pp. 1981 – 2002. DOI: 10.1093/mnras/stw1265 (Ver) (PDF).
  • Ehrenreich, D. et al (2020). «Nightside condensation of iron in an ultra-hot giant exoplanet». Nature, DOI: 10.1038/s41586-020-2107-1 (Ver) (PDF).
  • eso2005 (2020). «ESO Telescope Observes Exoplanet Where It Rains Iron». ESO Science Release (Ver).
  • eso2005es (2020). «Un telescopio de ESO observa un exoplaneta en el que llueve hierro». ESO Comunicado Científico (Ver).

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>