OSIRIS-REx llega a su destino: el asteroide Bennu

Todavía con la “resaca marciana” del aterrizaje de InSight, volvemos a tener otra maniobra histórica de la exploración espacial. Me refiero a la sonda OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer) de la NASA. Mañana lunes día 3 de diciembre sobre las 18:00 (todas las horas en horario peninsular español) realizará la inserción orbital a Bennu, un asteroide de unos 500 metros con forma de diamante.

En ese momento, Bennu se convertirá en el objeto más pequeño que haya sido orbitado por una nave espacial. Para esta maniobra utilizará unos pequeños retropropulsores. Con ellos la sonda reducirá la velocidad hasta igualarse a la del asteroide. De esta forma, con un ligero impulso realizará la inserción orbital con seguridad.

Los análisis de OSIRIS-REx

OSIRIS-REx estudiará el asteroide Bennu durante 18 meses mediante órbitas a su alrededor. Con todo esto, conseguirá datos suficientes para seleccionar el lugar al que descenderá en 2020. Sí, han leído bien: descenderá. Ahí obtendrá una muestra considerable de material. Y sí, han vuelto a leer bien: recogerá material. En marzo de 2021 se abrirá la ventana de lanzamiento desde Bennu para establecer una órbita de transferencia con la Tierra. La nave despegará y una cápsula con las muestras retornará a la Tierra en 2023. Aterrizará con un paracaídas en el desierto de Utah (Estados Unidos).

OSIRIS-REx Sample Return Capsule

Imagen de la SRC (Sample Return Capsule) de OSIRIS-REx con la que retornará a la Tierra con material de Bennu || Créditos: (Ampliar imagen).

La extracción de muestras

OSIRIS-REx estará apoyada sobre Bennu con su brazo de muestreo TAGSAM (Touch-And-Go Sample Arm Mechanism). Ahí liberará gas nitrógeno con el fin de provocar una pequeña explosión. Los materiales eyectados serán capturados con el cabezal de muestreo. Con la cantidad de nitrógeno que incorpora la sonda, tendrá tres intentos para completar esta operación. Los científicos estiman que se podrán conseguir entre 60 y 2.000 gramos de material.

Científicos de todo el mundo estudiarán este material una vez esté en nuestro planeta. De este modo podrán conocer mejor los orígenes de nuestro sistema solar. También buscarán pistas sobre el papel que estos asteroides ricos en carbono podrían haber tenido para traer a nuestro planeta los componentes básicos de la vida tal y como la conocemos.

Objetos potencialmente peligrosos

OSIRIS-REx también hará contribuciones que aumentarán el conocimiento del movimiento de asteroides a través del espacio. Esto mejorará las predicciones de hacia dónde se dirigen los objetos potencialmente peligrosos o PHA’s (Potentially Hazardous Asteroids). Bennu es uno de ellos ya que hay una probabilidad ínfima, aunque existente, de que pueda impactar en la Tierra a finales del siglo XXII.

bennu

Imagen en alta resolución del asteroide Bennu creada a partir de ocho imágenes obtenidas por la cámara PolyCam de OSIRIS-REx el pasado 29 de octubre a una distancia de unos 330 Km. || Créditos: NASA/Goddard/University of Arizona (Imagen original).

La misión OSIRIS-REx fue lanzada el 8 de septiembre de 2016 desde Cabo Cañaveral, en Florida (Estados Unidos), mediante un Atlas V 411. La ventana de lanzamiento comenzó ese mismo día y tuvo una duración de 34 días. Por suerte, todo salió bien a la primera y no hubo que posponer el lanzamiento. Personalmente, nunca había visto un Atlas V en esta configuración, ya que el “1” de la decenas indica que la primera etapa consta de un solo propulsor auxiliar de combustible sólido, rompiendo la simetría que suelen tener los cohetes.

El viaje de OSIRIS-REx

Tras el lanzamiento, orbitó el Sol durante un año. Después aprovechó la asistencia gravitatoria de nuestro propio planeta para ponerse rumbo a Bennu en una maniobra que tendrá un hito mañana lunes, cuando realice esta inserción orbital.

OSIRIS-REx

Recreación artística de OSIRIS-REx sobre el asteroide Bennu || Créditos: NASA’s Goddard Space Flight Center (Imagen original).

Cabe destacar que OSIRIS-REx no es la única misión que nos proveerá con muestras de asteroides. La nave espacial japonesa Hayabusa2 está orbitando actualmente el asteroide Ryugu, de 900 metros de ancho. Esta sonda tomará una muestra en 2019 y la traerá de vuelta a la Tierra a finales de 2020.

Cómo seguir la inserción orbital

Podrán seguir la inserción orbital a Bennu a través de la web de la NASA en un programa especial que comenzará a las 17:45. La agencia espacial también emitirá un programa previo a la llegada a partir de las 16:15. Y si quieren más especificaciones de esta misión, las podrán encontrar aquí. ¡Disfruten!

Actualización

La sonda OSIRIS-REx finalmente realizó correctamente su inserción orbital. En Twitter nos lo hacían saber. A las 18:32 y a las 18:36 nos lo hacían saber con estos dos tweets emitidos desde la cuenta oficial de la misión:

“#WelcomeToBennu! Después de dos años de viaje – y más de una década de planificación y trabajo de mi equipo – estoy aquí. Pero la llegada es solo el principio”

“Durante los últimos meses, he estado enfocando a Bennu a medida que se acercaba. Ahora que estoy aquí, volaré alrededor del asteroide y lo estudiaré en detalle. Todos los datos que recopile ayudarán a mi equipo a elegir un lugar para muestrear en 2020. #WelcomeToBennu”

Referencias

  • Wall, M. (2018). “The Space Party Continues: NASA Probe Arrives at Asteroid Bennu Monday”. Space.com (Ver).

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*