Marte y la gran tormenta de polvo

Una tormenta de polvo está azotando Marte. Ya les hablé de ella hace unos días en Atresmedia (Pérez Verde, 2018). En la NASA están especialmente preocupados porque al rover Opportunity le ha pillado de lleno. El pobre va a quedar hecho unos zorros, pero ese es el menor de sus problemas… Desde la Agencia estadounidense han decidido desconectar el rover temporalmente, esperar a que pase la tormenta. Cuando todo vuelva a la normalidad, se recargarán sus baterías, que ahora están bajo mínimos por la escasez de luz solar, y Oppy volverá a su trabajo rutinario.

Esta tormenta de polvo que se está viviendo en Marte es una de las más grandes jamás observadas en el planeta vecino. Y lo será todavía más porque sigue aumentando de tamaño. Y aunque Opportunity haya cesado su actividad temporalmente, otras cuatro sondas están completamente operativas esperando la ocasión para aprender más sobre estos fenómenos atmosféricos.

Cuatro sondas para analizar la tormenta de polvo

Estas cuatro sondas son los tres orbitadores –MRO, MAVEN y Mars Odyssey– y el rover Curiosity, que ya ha comenzado a percibir un aumento en la concentración de polvo en su ubicación dentro del cráter Gale. “Tenemos una cantidad histórica de naves espaciales operando en el Planeta Rojo y cada una de ellas nos ofrece una mirada única sobre cómo se forman y se comportan las tormentas de polvo, un conocimiento que será esencial para futuras misiones robóticas y humanas”, dijo Jim Watzin, director del Mars Exploration Program de la NASA.

tormenta de polvo en Marte

Simulación de la atenuación de la luz del Sol percibida por el rover Opportunity durante la tormenta || Créditos: NASA/JPL-Caltech/TAMU (Ver).

Las tormentas regionales de polvo son algo frecuente en Marte y ocasionalmente pueden convertirse globales, afectando a todo el planeta. Se estima que estas últimas suceden una vez cada tres o cuatro años marcianos, es decir, de seis a ocho años terrestres. La última fue en 2007 y también afectó al rover Opportunity. ¿Qué provoca estas tormentas? No se sabe con certeza, pero los científicos creen que el motivo está en Hellas Planitia (Pla-García, 2016), una antigua cuenca que hace de reservorio de polvo marciano.

¿Qué podría provocar una tormenta de polvo?

Hellas Planitia se encuentra en el hemisferio sur, próximo al casquete polar. También coincide que en la época de tormentas, Marte se encuentra en el punto más cercano al Sol o perihelio con el Sur expuesto hacia nuestra estrella. “La mayor irradiación solar unido a la proximidad del casquete polar hace que se produzca un gradiente térmico muy potente que mueve las masas de aire desde la zona fría hacia la zona caliente, levantando el polvo de Hellas Planitia hacia la atmósfera y provocando la tormenta regional”, explica para Atresmedia Jorge Pla-García, investigador del Centro de Astrobiología (INTA/CSIC) y colaborador en Astrométrico.

Vigilando la tormenta de polvo en Marte

Hablemos de las sondas que estarán operativas durante la tormenta:

MRO (Mars Reconnaissance Orbiter)

Comencemos por el MRO. Tiene el papel fundamental de actuar como un sistema de alerta temprana para este tipo de eventos. Su cámara MarCI (Mars Color Imager) ofreció al equipo de ingenieros y científicos del Opportunity pistas sobre la tormenta. Además, esta cámara puede crear diariamente mapas globales del planeta que informan sobre la evolución de la tormenta.

opportunity

Recreación del rover Opportunity || Créditos: NASA/JPL/Cornell University, Maas Digital LLC (Ver).

Mars Odyssey y MAVEN

Los otros dos orbitadores de la NASA, Mars Odyssey y MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) también tienen trabajo. Por un lado, Mars Odyssey tiene una cámara infrarroja llamada THEMIS (Thermal Emission Imaging System) que puede medir la cantidad de polvo. Por otro lado, MAVEN está diseñado para estudiar el comportamiento de la atmósfera superior y la pérdida de material gaseoso.

Curiosity

Y nos queda el rover Curiosity, que realizará un análisis in situ de la tormenta. A pesar de estar al otro lado del planeta, el rover ya está comenzando a detectar un aumento en las medidas de la cantidad de bruma polvorienta que atenúa la luz del Sol en una tormenta, un valor llamado “tau”. El martes 12 de junio, estos valores en el cráter Gale variaban entre 1.0 y 2.0, significativamente más altos de lo que suele ser habitual en esta época del año marciano. Afortunadamente, Curiosity tiene una batería de energía nuclear. Eso significa que no hay riesgo de baja energía por escasez de luz solar como en el caso del rover Opportunity.

tormenta de polvo en Marte

Comparativa de imágenes tomadas por el Curiosity los días 7 y 10 de junio donde se aprecia la falta de claridad debido a la tormenta || Créditos: NASA/JPL-Caltech/MSSS (Ver).

El reto de analizar la tormenta de polvo

Desde 2007 los científicos de Marte han estado esperando un evento de tormenta de polvo que cubra la mayor parte del planeta: la ya mencionada tormenta global de polvo. Algunos científicos todavía recuerda la de 1971, aquella que solo dejó visibles las cimas de los volcanes de la región de Tharsis. El resto del planeta estaba cubierto de polvo.

Podrían pasar varios días antes de que sepamos si está tormenta ha cubierto todo el planeta. Si esto ocurre, veremos una nueva faceta del clima marciano porque con las sondas que tenemos operativas en el planeta vecino, obtendremos datos de unas condiciones que nunca hemos podido medir con tanta precisión.

Referencias

  • News NASA (2018). “NASA Encounters the Perfect Storm for Science”. NASA 2018-137 (Ver).
  • Pérez-Verde, A. (2018). “Una gigantesca tormenta de polvo amenaza la vida del robot Opportunity en Marte”. Atresmedia (Ver).
  • Pla-García, J. (2016). “¿Tendremos pronto una tormenta global de polvo en Marte?”. Astrométrico (Ver).

1 Comentario

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*