Esta noche, lluvia de estrellas: Oriónidas

Este fin de semana les propongo un plan: disfrutar de la lluvia de estrellas de las Oriónidas. Será esta noche de viernes a sábado cuando tengamos el máximo de actividad. Y como su nombre indica, los meteoros de esta lluvia parecen surgir de un punto situado la constelación de Orión. El radiante -que así se llama este punto- está situado cerca del límite de la constelación del gigante mitológico. Concretamente, muy próximo a la estrella Betelgeuse, la estrella supergigante roja que marca el hombro del gigante. No obstante, pueden aparecer meteoros por cualquier punto del cielo. Eso sí, todos parecerán surgir de la constelación de Orión. Su tasa de actividad máxima, o tasa horaria cenital, se establece en 23 meteoros a la hora. Por supuesto, siempre y cuento la meteorología no lo impida.

Esta lluvia de estrellas abarca desde el 2 de octubre hasta el 7 de noviembre. Sin embargo, es el día 21 de octubre cuando nuestro planeta atraviesa la mayor concentración de partículas del tubo meteórico. Recuerden, el tubo meteórico es el rastro de partículas que deja un cometa a su paso. ¿Saben que cometa es el progenitor de esta lluvia de estrellas? Se trata del cometa más famoso de todos los tiempos. Y no me refiero al 67P/Churyumov-Gerasimenko, sino a otro mucho más famoso: el Halley.

La lluvia de estrellas del Halley

Las Oriónidas suele ofrecer meteoros muy visibles. Esto es debido al grosor de las partículas que las producen, llamadas meteoroides. Son estos meteoroides cuando al verse atraídos por nuestro planeta, se precipitan contra la atmósfera. Al entrar en contacto, la fricción provoca que entren en ignición y veamos ese destello de luz llamado meteoro. En el caso de que un meteoro sea más brillante que el planeta Venus (magnitud > -4) se le conoce como bólido. Si se da el caso de que el meteoro es más brillante que la Luna llena (magnitud > -12), se le denomina bola de fuego.

lluvia de estrellas de las oriónidas

Bólido atravesando la constelación de Orión || Créditos: Howard Edin (ampliar imagen)

Por tanto, no deben confundir los conceptos de meteoroide y meteoro. Uno es una partícula y otro es un efecto visual e incluso a veces sonoro. Por supuesto, están relacionados: el meteoroide produce el meteoro. Y en el caso de que el meteoroide sobreviva al proceso de fricción y toque la superficie de nuestro planeta, tendremos un meteorito. Es decir, un meteorito no es otra cosa que un meteoroide o fragmento del mismo que llega a contactar con la superficie de nuetro planeta.

Descubrimiento de las Oriónidas

Como curiosidad, esta lluvia de estrellas fue descubierta a mediados del siglo XIX. Sus descubridores fueron los astrónomos Edward Herrick y Alexander Herschel. ¿Les suena el apellido del segundo? Es nieto del famoso astrónomo William Herschel. Otra curiosidad es que las estrellas fugaces de las Oriónidas suelen apreciarse con unas tonalidades de color fundamentalmente verdosas. También adquieren cierto toque amarillento. Esto nos indica que los meteoroides tienen un alto contenido en magnesio y ciertos toques de hierro, tal y como vimos en este post.

Les diré también que los meteoros de las Oriónidas tiene una velocidad especialmente alta: 66 Km/s. O lo que es lo mismo, 237.000 Km/h. Pero les matizo lo de especialmente alta porque otros meteoros de otros enjambres de lluvias de estrellas son sustancialmente más lentos. Por ejemplo, las Perseidas tiene una velocidad de 59 Km/s y las Gemínidas de diciembre, 35 Km/s.

Ya para terminar, parece que la meteorología acompañará esta noche, así que, abríguense, lleven compañía y olvídense de los telescopios y los prismáticos. Les digo esto porque como mejor se aprecian de las lluvias de estrellas es a simple vista. ¡Disfruten!

Imagen de cabecera

  • The Perseid meteor shower peaks tonight! Here’s how to watch || Fuente: Digitaltrends.com.

1 Comentario

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*