¿Gato y langosta o paloma y calavera?

Muy cerca de Shaula, la estrella que marca el aguijón en la constelación del Escorpión, existen dos nubes que fueron estudiadas por primera vez en 1837 por John Herschel, hijo de Mary B. Pitt y William Herschel (esto acaba de parecerse a Juego de Tronos). Los objetos en cuestión tienen los nombres de NGC 6334 y NGC 6357 y están situados a 5.500 y 8.000 años luz de nuestro planeta, respectivamente.

Cuando Herschel (hijo) observaba estos dos objetos, la escasa potencia de los telescopios de la época le permitió apenas vislumbrar los detalles que podemos apreciar hoy en día. Apreció tres formaciones globulares que, con el avance de los instrumentos ópticos y tras observar la formación global con cierto detalle, aquello parecían las almohadillas de las patas de un gato, por lo que (originalidad al poder) a NGC 6334 lo llamaron nebulosa de la Pata de Gato.

eso1705c_reduced

Mapa que muestra la brillante constelación de Scorpius donde las estrellas que se muestran son visibles en una noche limpia y oscura. Las regiones de formación estelar NGC 6334 (nebulosa de la Pata de Gato) y NGC 6357 (nebulosa de la Langosta) aparecen marcadas con círculos rojos. Créditos: ESO (Imagen original).

La otra formación que detectó Herschel fue una nube amorfa donde no tuvo la suficiente imaginación como para relacionarla con algún objeto conocido. Con el avance de los telescopios se clarificó el aspecto de esa formación, y algún feliz astrónomo pudo ver en aquella nube una forma parecida a las pinzas de algún crustáceo por lo que -de nuevo originalidad al poder- se le ocurrió la idea de bautizar a NGC 6357 como nebulosa de la Langosta.

Tengan ustedes imaginación o no para ver tanto la pata del gato como la pinza de la langosta, estas formaciones son en realidad regiones de gas hidrógeno -fundamentalmente- excitadas por la luz ultravioleta de estrellas recién nacidas cuyo tamaño es alrededor de diez veces el del Sol. Estas estrellas han ionizando los átomos de hidrógeno y como resultado, ofrecen ese brillo de un característico color rojo. A estas nebulosas se le conoce como nebulosas de emisión.

This spectacular image from the VLT Survey Telescope shows the Cat’s Paw Nebula (NGC 6334, upper right) and the Lobster Nebula (NGC 6357, lower left). These dramatic objects are regions of active star formation where the hot young stars are causing the surrounding hydrogen gas to glow red. The very rich field of view also includes dark clouds of dust. With around two billion pixels this is one of the largest images ever released by ESO.

Espectacular imagen captada por OmegaCAM instalada en el VLT Survey Telescope que muestra la nebulosa de la Pata de Gato (NGC 6334), arriba a al derecha, y la nebulosa de la Langosta (NGC 6357), abajo a la izquierda. Créditos: ESO (Imagen original).

La imagen anterior en la que se muestra la simpática pinza del crustáceo y la solitaria pata del felino ha sido captada por el instrumento OmegaCAM, una potente cámara de 256 megapíxeles instalada en el VST (VLT Survey Telescope), donde se revelan ciertas formaciones de polvo que cruzan la zona que separa las dos nebulosas, oscureciendo la luz entre ellas.

OmegaCAM es la sucesora de la exitosa WFI (Wide Field Imager) que está instalada en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros del observatorio La Silla. Esta cámara también fotografió en 2010 la pata del gato en luz visible, pero con un filtro que permite ver más fácilmente el brillo del hidrógeno, mientras que el VLT (Very Large Telescope) hizo lo propio con la nebulosa de la Langosta.

This montage shows a few of the highlights from a spectacular image from the VLT Survey Telescope showing the Cat’s Paw Nebula (NGC 6334) and the Lobster Nebula (NGC 6357). This part of the sky contains active regions of star formation where hot young stars make their surrounding clouds of hydrogen glow with a characteristic red colour. There are also clouds of dark dust in this rich celestial landscape.

Montaje de imágenes tomadas por el VLT que muestra algunos de los aspectos de los aspectos más destacados de la nebulosa de la Langosta y de la nebulosa de la Pata de Gato. Créditos: ESO (Imagen original).

Pero por sofisticados instrumentos que tengamos, el polvo de estas nebulosas es tan espeso que no podemos ver gran parte de su contenido y permanece oculto. Si pudiéramos ver el interior, podremos ver el intenso brillo que desprendería la Pata de Gato debido a que es uno de los viveros estelares más activos del cielo. Tan solo con instrumentos que trabajan en el infrarrojo, como por ejemplo VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy), podemos escrutar ligeramente el interior de estas formaciones para ver su actividad interna de formación estelar.

Pero claro… si observamos en otras longitudes de onda, la pinza de la langosta se transforma en una paloma y la pata del gato se metamorfosearía en una calavera, por lo que estas formaciones también adquieren el nombre de la nebulosa Guerra y Paz. Curioso, ¿no? Ahora les cedo el turno para que le pongan imaginación y me digan si en la siguiente imagen ven más fácilmente la langosta y la pata de gato, o bien paloma y la calavera. ¡Disfruten!

NGC6334-6357_reduced

Nebulosa Guerra y Paz. Fuente: http://asterisk.apod.com (Imagen original).

Referencias:
Celestial Cat Meets Cosmic Lobster.
Las nebulosas Pata de Gato y Langosta.
On the Trail of a Cosmic Cat.
VLT Takes a Close Look at NGC 6357.

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*