Detalles de Orión

Si el otro día les hablé de uno de los objetos que más me gusta mirar al telescopio, hoy les hablaré de mi objeto favorito. Aquél que a partir de finales de agosto ya se deja ver y está presente durante todo el invierno hasta mitad de la primavera. A simple vista, con unos prismáticos o con  telescopio, es un objeto que nunca me deja indiferente. Les hablo, cómo no, de la nebulosa de Orión. Este interesante objeto tiene una longitud de unos 24 años luz y a simple vista se ofrece como una mancha borrosa en lo que viene siendo la daga de Orión que porta colgada de su cinturón formado por las Tres Marías: Alnilam, Almitak y Mintaka.

El hecho de que se pueda ver a simple vista, la nebulosa de Orión es un objeto muy agradecido. En una noche sin Luna, si se alejan de las luces urbanas se puede apreciar el gran tamaño aparente, eso sí, la luz que nos llega no es lo suficientemente intensa como para apreciar colores: necesitaríamos una pupila más grande. Pero en astronomía eso lo solucionamos con un ojo más grande: usando prismáticos o telescopios. Si disponen de unos prismáticos de tamaño medio, ya podrán disfrutar de algunas tonalidades de la nebulosa, que se verán incrementadas si usan un telescopio.

This chart shows the location of the Orion Nebula (Messier 42) in the sword of the famous constellation of Orion (the Hunter). This map shows most of the stars visible to the unaided eye under good conditions and the Orion Nebula itself is highlighted with a red circle on the image. This grand star formation region can be seen with the unaided eye and is an impressive sight in moderate-sized amateur telescopes.

Mapa estelar que muestra la ubicación de la nebulosa de Orión (M 42). El mapa muestra la mayoría de las estrellas visibles a simple vista en condiciones favorables y la nebulosa de Orión aparece destacada con un círculo rojo en la imagen. Créditos: ESO, IAU and Sky & Telescope (imagen ampliada).

Pero sin duda, con fotografía astronómica es como mejor se aprecia esta nebulosa, ya que se pueden obtener detalles de las partes que conforman esta nebulosa y apreciar en mayor o menor medida su aspecto filamentoso. Y una de estas fotografías astronómicas es la que les presento a continuación, obtenida con el potente instrumento infrarrojo llamado HAWK-I (High Acuity Wide-field K-band Imager), instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, a través del cual se ha obtenido la imagen más profunda y completa hasta la fecha de esta nebulosa. Con esta imagen se creará la IMF o función inicial de masa, por sus siglas en inglés, que es una manera de describir cuántas estrellas de diferentes masas constituyen una población estelar en su nacimiento.

Gracias al detalle de esta imagen, no solo se ha consegeuido una fotografía de gran belleza, sino que también se ha descubierto una gran abundancia de estrellas enanas marrones y objetos aislados de masa planetaria, aportando una nueva e interesante información sobre la historia de la formación estelar dentro de la propia nebulosa. “Para poder limitar las teorías actuales sobre formación estelar es muy importante comprender y conocer cuántos objetos de baja masa se encuentran en la nebulosa de Orión. Ahora somos conscientes de que la manera en que se forman estos objetos de muy baja masa depende de su entorno”, explica Amelia Bayo de la Universidad de Valparaíso (Chile), del Instituto Max-Planck de Astronomía (Alemania) y coautora de un nuevo artículo científico (H. Drass et al., 2016) que expone esta investigación.

This spectacular image of the Orion Nebula star-formation region was obtained from multiple exposures using the HAWK-I infrared camera on ESO’s Very Large Telescope in Chile. This is the deepest view ever of this region and reveals more very faint planetary-mass objects than expected.

Espectacular imagen de la nebulosa de Orión obtenida con la cámara infrarroja HAWK-I. Créditos: ESO/H. Drass et al. (imagen ampliada).

La inesperada riqueza de objetos de baja masa sugiere que la nebulosa puede estar generando muchos más de estos objetos que otras regiones de formación estelar. “Para mí, nuestros resultados son como un vistazo a una nueva era de las ciencias que estudian la formación de planetas y estrellas. El enorme número de planetas que flotan libremente en nuestro actual límite de observación me está dando esperanzas para creer que, con el E-ELT, vamos a descubrir una gran cantidad de pequeños planetas del tamaño de la Tierra“, comenta Holger Drass del Instituto de Astronomía de la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania), de la Pontificia Universidad Católica de Chile y autor principal del artículo que expone la investigación.

Con esta nueva imagen hemos podido ver la nebulosa de Orión con un detalle sin precedentes. Eso sí, para verla en nuestros cielos tendremos que esperar hasta finales de agosto.

Referencias:
– Holger Drass et al. (2016), “The bimodal initial mass function in the Orion Nebula Cloud“. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society 461 1734–1744.
Deepest Ever Look into Orion.
La imagen más profunda de Orión.

1 Comentario

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*