En una burbuja muy muy lejana

Es la primera vez que en este blog les hablo de las Joyas Cósmicas del ESO (Observatorio Europeo Austral). Les cuento en qué consiste: este programa, también conocido como Cosmic Gems, es una iniciativa de divulgación que tiene el objetivo de producir imágenes de objetos visualmente atractivos y a la vez interesantes.

Para obtener estas llamativas imágenes se emplean los telescopios de ESO aprovechando el tiempo en el que no se realizan observaciones científicas, quedando todos los datos obtenidos disponibles para contenidos divulgativos, pero también para producción científica.

In this image from ESO’s Very Large Telescope (VLT), light from blazing blue stars energises the gas left over from the stars’ recent formation. The result is a strikingly colourful emission nebula, called LHA 120-N55, in which the stars are adorned with a mantle of glowing gas. Astronomers study these beautiful displays to learn about the conditions in places where new stars develop.

La Joya Cósmica que hoy nos ofrece ESO representa una nebulosa de emisión sorprendentemente colorida llamada LHA 120-N55, en la que las estrellas están adornadas con un manto de gas incandescente. Créditos: ESO (imagen ampliada).

La imagen que hoy les presento del programa de Joyas Cósmicas ha sido tomada con el instrumento FORS2 (FOcal Reducer and low dispersion Spectrograph) instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO y representa la nube de gas llamada LHA 120-N55, también conocida como N55, que está inmersa en una superburbuja llamada LMC 4 y se sitúa a unos 163.000 años luz, en la Gran Nube de Magallanes, una de las galaxias satélite de la Vía Láctea.

Estas superburbujas suelen alcanzar tamaños del orden de cientos de años luz y se forman cuando los fuertes vientos de las estrellas recién nacidas trabajan en conjunto con los frentes de choque de explosiones de supernova, creando estas enormes cavidades. Pero no todo el material fue expulsado de N55, sino que una parte resistió en un pequeño remanente de gas y polvo creando una nebulosa independiente.

eso1616b_reduced

Mapa que muestra todas las estrellas visibles a simple vista en la constelación austral de Doradus donde también se indica el contorno de la Gran Nube de Magallanes. La posición de la región de formación estelar LHA 120-N55 está marcada con un círculo rojo. Esta nube de gas es muy débil para verla a simple vista, pero las estrellas jóvenes calientes con las que se asocia son más fáciles de detectar. Créditos: ESO/IAU and Sky & Telescope (imagen ampliada).

En esta nebulosa ha nacido un grupo de jóvenes estrellas azules y blancas que todavía no han barrido el espacio que rodea a N55. El surgimiento de esta nueva población de estrellas viene explicado por los colores rosáceos que las rodean, ya que los átomos de hidrógeno se separan de sus electrones haciendo que el gas brille con ese característico color rosáceo.

Y aunque todo parezca tranquilo, llegará un momento en el que las grandes estrellas de LH 72 estallarán como supernovas y dispersarán el remanente de gas y polvo de N55. Se creará otra superburbuja dentro de la inicial y el ciclo de nacimiento y muerte de estrellas comenzará de nuevo.

Referencias:
A Beautiful Instance of Stellar Ornamentation.
Un hermoso ejemplo de ornamentación estelar.

Deja tu comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*